martes, 31 de enero de 2012

Forrando un cuello

Esta semana La Pantigana la dedica a coser para el gran olvidado de la casa: ¡el marido!
Pocas cosas habréis visto aquí que sean para él, casi siempre coso para los peques...
Pero no podía faltar a la cita de La Pantigana, y me ha servido de excusa para hacerle algunas cositas, que os enseñaré estos días.


Empezamos adecentando un poco este polo, le gusta mucho pero el cuello estaba muy feo, con unas manchas de humedad que no se iban... Para darle otra oportunidad, ¡lo forramos!

Antes...

Necesitamos:
  • un rectángulo de tela que quede bien de color, del tamaño del cuello
  • cinta (del largo del cuello)
  • hilo
  • máquina de coser, alfileres, tijeras...


Marcamos a mano un dobladillo en la tela, y la sujetamos sobre el cuello, con alfileres.


Cosemos todo el borde menos la parte que va unida al cuerpo de la camiseta.


Queda así:


Colocamos la cinta para cerrar el lado que queda.
Cosemos con un pespunte la parte de abajo (no cosemos encima de la tela azul).


Y después otro pespunte en la parte de arriba de la cinta, ahora sí sujetamos la tela azul.


¡Listos!

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...