martes, 9 de abril de 2019

Cómo enhebrar una máquina de coser antigua

Coser con una máquina antigua es un gusto - el 'ruido' que hacen, como música, el ritmo del pedal (descalza es genial, con la textura del pedal), la simplicidad de la costura (y lo bonita que queda)... lo robustas que son y lo relajante que es coser con ellas.

Esta fue mi primera máquina de coser: una Singer fabricada en Clydebank, Escocia en 1927.
Si tú también tienes una y tienes curiosidad por saber cuántos años tiene y dónde fue fabricada, puedes mirarlo en esta página.

La mía sólo tiene puntada recta, pero la hace súper bien, y ese prensatelas estrechito que trae es una maravilla para ver bien por dónde coses.
Además, como sólo hace puntada recta, abajo sólo tiene un agujerito, así que nunca se 'come' la tela :D

De hecho, estuve varios años cosiendo sólo con esta máquina y después, en vez de comprar otra más moderna, compré una overlock - se complementan muy bien.


Si tienes una máquina así de antigua y te apetece usarla, ¡no te lo pienses! Son prácticamente irrompibles y si le falla alguna pieza aún se encuentran recambios.

Si funciona, con una buena limpieza (no os olvidéis de sacar y limpiar los discos de tensión, y de limpiar bien el canillero, especialmente por donde pasa el hilo) y engrasado (hay unos agujeritos en varios sitios, para aceitar) seguramente ya os podáis poner a coser.

Al peque le encanta. La enhebra, sabe darle al pedal...

Pero si no tenéis instrucciones... ¿cómo se enhebra?

Tanto si es exactamente este modelo como si es otra marca (las que he visto se enhebraban prácticamente igual), es muy fácil.
Os he preparado un paso a paso en fotos.


Lo primero, colocar el carrete de hilo. No sé si hay diferencia, pero yo lo pongo como en la foto, que el hilo vaya de delante hacia la derecha.


Desde el carrete, el hilo va hacia esta pieza.


Por entre los discos de tensión (la tensión se regula apretando o aflojando esa rosca).


Dando la vuelta (por abajo) de los discos de tensión, pasamos después por encima de esta pieza.


A través de este hueco (está abierto en un lado, basta pasar el hilo por ahí y empujar).


Por dentro de este hueco (desde detrás hacia delante).


A través de este hueco (está abierto en un lado, basta pasar el hilo por ahí y empujar).


Hacia abajo, a través de esta pieza (como veis, está abierta en un lado, así que se pasa muy fácilmente por ahí).


Para terminar con el hilo, enhebramos la aguja, pasando el hilo de izquierda a derecha. Es curioso, porque el agujero de la aguja queda al revés que en las máquinas modernas (o al menos, al revés de las que yo he usado).

Deja este hilo suficientemente largo, o se te desenhebrará al empezar a coser.


Vamos a por la canilla. Podéis quitar la tapa desplazándola, pero para meter la mano va mejor desde abajo.

Las canillas que usa la máquina son de estas metálicas. No os preocupéis si no tenéis o están muy viejas, porque aún las venden.


Para sacar la canilla, simplemente tirad como os enseño en la foto.


Metemos la canilla en el canillero, con el hilo en la dirección que os enseño:

Ese tornillo que veis es para ajustar la tensión del hilo de la canilla.
Si aprietas, aumenta la tensión. Si aflojas, disminuye.

Pasamos el hilo por la ranura...


... hasta que sale por ahí (hace un pequeño 'clic').


Para volver a colocar el canillera, metemos la mano por debajo y simplemente alineamos como indica la flecha y empujamos suavemente.


Como siempre, el último paso es sacar el hilo de la canilla. Se hace como en las máquinas modernas: bajas la aguja - sujetando el hilo - la vuelves a subir, y tiras del extremo del hilo de arriba para que asome el de abajo. Lo estiras y ya puedes coser :)




Truco: controlar la velocidad del pedal no es difícil, pero al principio es complicado saber si empiezas en la dirección correcta o no. Prueba a empezar moviendo la rueda a mano, y a partir de ahí ya le das al pedal.


¡Feliz costura!


1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...