miércoles, 26 de junio de 2019

Copa menstrual Sileu - review

No suelo hacer reviews, entre otras cosas porque siempre me ofrecen productos raros - si alguien quiere mandarme algo relacionado con la costura o alguno de mis hobbies... ;-)

Pero esta vez me escribieron de Sileu, ofreciéndome un pack de viaje para probarlo y contaros qué tal. Justamente la copa menstrual me parece un súper invento del que vale la pena hablar y el pack tenía muy buena pinta.

Hoy os cuento mi opinión y mi experiencia - no me pagan.


No sé si conocéis las copas menstruales. Yo las uso desde hace unos 10 años y estoy tan contenta que se lo cuento a todo el mundo. La mayoría de la gente, o está encantada, o pone cara rara (no han oído hablar de ellas o no se han animado a probar). No suele haber término medio.

La copa menstrual se introduce en la vagina y recoge la regla, con lo que te olvidas de tampones y compresas.

  • ¿Es cómoda? Comodísima - yo no noto que la llevo puesta.

  • ¿Es fácil de poner y quitar? La primera vez da un poco de cosa, pero enseguida le coges el truco. Más abajo os he hecho fotos y os cuento cómo hago yo para ponerla y sacarla.

  • ¿Te manchas al ponerla o sacarla? Pues sí, un poco los dedos, pero a mí no me importa nada.

  • ¿Necesitas algo más? Yo al principio (hace años) tenía alguna vez pérdidas, hasta que descubrí que a veces no me quedaba bien desplegada - me quedaba el cuello del útero, que baja durante la menstruación, a un lado. Desde que aprendí a ponérmela bien, no he vuelto a perder. Aún así, tengo amigas que han probado y probado y no acaban de acertar... no sé por qué.

  • ¿Cada cuánto la vacío? Depende de la cantidad de regla. En mi caso, en el día 'gordo', la vacío 3 o 4 veces. El resto de días de la regla, con vaciarla mañana y noche me basta. Puedes llevarla 12 horas seguidas sin vaciarla.
  • ¿Qué puedes hacer con ella? Lo que quieras. Nadar, cambiarte de ropa en público, dormir, hacer deporte... Nada de compresas incómodas, hilos colgando, tampones que te resecan.

  • ¿Cómo se limpia? Con agua y jabón. Se esteriliza al principio y al final de cada ciclo. Vale, yo la suelo esterilizar al final y ya considero que está lista para la siguiente vez.

  • ¿Cuánto dura? Teóricamente, unos 10 años. Yo quemé una sin querer al esterilizarla (hirviéndola en una olla, me olvidé de ella), así que me duró menos. Imaginad la de compresas y tampones que no usaréis en todo ese tiempo - qué ahorro de dinero y de basura.

  • ¿Cómo la eliges? En general suele haber 2 tallas: una más pequeña, para mujeres más jóvenes y que no hayan tenido un parto vaginal, y otra algo más grande. Yo empecé a usarla después de tener a mi nena, así que empecé directamente por la grande.
  • Además, hay distintos modelos, que se supone que son algo diferentes (más o menos flexibles, por ejemplo). La verdad, las 3 copas (de distintas marcas) que he usado en estos años eran todas muy parecidas - quizás esta última algo más rígida.

  • ¿Algún inconveniente? El único problema que le veo es si te tienes que cambiar fuera de casa en un WC de esos que no tienen lavabo en el mismo cuartito. Lo he hecho, sin aclararla, pero si puedo lo evito.




Bueno, volvamos a esta copa que me han mandado.

¿Qué traía el pack de viaje?

Una copa menstrual (arriba-izquierda), un esterilizador para microondas (arriba-derecha) y un estuche para llevarlo todo (abajo).

Nota: quizás algo de plástico en los envoltorios se podría haber ahorrado, ¿no?


Empecemos con la copa. En su caja, además de la copa, vienen las instrucciones para usarla, una bolsita de algodón para guardarla, y un cupón de descuento si quieres pedir algo más en su página. 


Hay muchos modelos de copa, no sé si a efectos prácticos habrá mucha diferencia o no. La mía es la Sileu Rose, que se supone que es menos flexible que la normal, y aún menos que la soft.
Me hubiera gustado poder probar también la soft y ver la diferencia. La Rose es algo más dura que la copa que tenía yo, y lo positivo que le he visto es que se despliega muy fácilmente.


Había 2 colores - yo escogí el rojo, atrevido ;-)
Talla L


En el mismo pack venía un esterilizador (con las correspondientes instrucciones). Esto me llamaba especialmente la atención. Hasta ahora, hervía la copa en una olla - siempre poniendo la alarma de la vitro, que ya me olvidé una vez y quemé una (se evaporó toda el agua, ooops!).


Con este esterilizador basta meter la copa, cubrirla de agua, y meter en el microondas, donde la dejas hervir unos minutos.

CUIDADO después, que quema. Hay que dejarla que se enfríe un poco.
Cuando el esterilizador ya no quema, puedes tirar el agua y ya se enfría rápidamente.


El esterilizador se pliega y tapa. Así abulta muy poco y se guarda donde sea...


... y cabe en este estuche, que también venía en el pack.


Ahí caben la copa, dentro de su bolsita de algodón, y el esterilizador. Perfecto para llevarla de viaje.



Vale, ahora os cuento un poco más sobre cómo la pongo y la quito.

Lo primero, el rabito. Se supone que es para alcanzar la copa si no llegas, y hay mujeres a las que no les molesta, pero a otras sí, y yo estoy entre ellas. Lo bueno es que se puede cortar - hacedlo con cuidado de no agujerear la copa - y tan felices.

Sin rabito... ¿la podré sacar? Por supuesto. Ahí no se pierde nada ;-) y si quedara tan alta como para no llegar, empujas un poco y baja.



¿Cómo la doblo yo para ponerla? En las instrucciones sale todo, pero os lo enseño por aquí también, para las que tenéis curiosidad.

Las primeras veces, ¡relax! Y cuando la tengáis doblada, apretadla fuerte y no la soltéis hasta que esté ya completamente dentro.

Primero, si la copa está seca, la mojo (aunque normalmente acabo de lavarla).
Después la cojo como en esta foto (atentos al índice ahí)...


... y después aprieto con el índice, doblándola hacia dentro.


Ahora que ya la tengo doblada, la sujeto así con el pulgar y el índice, y -sentada en el WC - me resulta muy fácil de introducir en la vagina.
En cuanto la suelto, se despliega y queda colocada.

Nota: cuando empecé a usar copa, tenía que comprobar que quedara bien colocada. Un truco es pasar el dedo alrededor y ver que está bien desplegada. O cogerla de abajo y girarla - si gira fácilmente, está bien desplegada.


Y quizás más interesante aún ... ¿cómo la saco?

De nuevo, las 2 primeras veces, ¡relax! Va a salir seguro.

El truco para sacarla es que hay que doblarla, así que meto los dedos, la cojo como en esta imagen... 


... y aprieto con el índice, obligándola a doblarse así.
Sujetadla fuerte, que no se despliegue, y sacadla.
Justo cuando ya está fuera, la inclino, dejo que se abra y vacío en el mismo WC.

Puede sonar complicado, pero lo hago todo en un solo movimiento y no tardo ni 2 segundos.


Por último, una vez vacía, la lavo antes de volverla a poner - y de paso me lavo las manos, que a veces me mancho.



Conclusiones: es genial, comodísima, muy eco (la de compresas y tampones que usamos... incluso si usamos compresas de tela, la de lavados que eso implica), ahorras dinero... A mí no me puede gustar más.

Además de este pack me ha gustado lo de poder esterilizar en el microondas - es más rápido, necesito menos agua, lo puedo llevar de viaje o de veraneo... Pero si no tenéis microondas o no tenéis este accesorio, se puede hervir sin problema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...